John McAffee: El virus era el Estado

Los impuestos se pagan soltando el billetaje, o soltando en la cárcel al que no paga el billetaje. Así McAfee, que huyó del fisco USA, pero el fisco resulta que tiene el brazo demasiado largo, amigo John, y atraviesa tierra, mar y aire para capturar al que no le rinde tributo. La maquinaria del Estado sin fronteras. La Hacienda global desplegada para capturar al luchador antivirus, que tenía su vida con sus cosas, quién no tiene su vida con sus cosas, pero que había conseguido sus dineros por el intercambio voluntario de monedas por antivirus. Tome un antivirus, señor; toma mis monedas, John. Así de sencillo, el mercado. Pero el Estado siempre quiere su parte.

McAfee, antes de verse entre rejas, había ganado su fortuna y la había perdido casi toda; se había comprado un yate y viajaba por el Caribe con algunas armas, naturalmente, pues el Caribe siempre ha sido mar de piratas; entró en aguas de Guatemala y allí le dijeron que las armas se dejan fuera, que las armas en ese país son todas del gobierno, faltaría más. John venía de Belice, donde le habían acusado de matar a su vecino. Pero John acusaba a las bandas de narcotraficantes del país de matar al vecino. Y a los políticos locales de extorsionarle para que pagara sus campañas. Así que se fue en el yate. Su vida con sus cosas.

Y ahora los periódicos dirán de ti de todo, amigo John, de tu vida disoluta, de drogas y prostituciones. Fíjate, los periódicos hablando de prostituciones. El Estado exige su numisma (su moneda, como decían en Roma). He aquí la cuestión. De eso se trataba. Con tus huesos en la cárcel.

Y nosotros, creyendo que oponerse al robo era un deber moral. Pero se conoce que no es así, si el que roba es el Estado. Qué equivocados estábamos. Si el que roba es el Estado se conoce que no hay que oponerse a ser robado. Se conoce que… Me gusta esa expresión. Suena antigua en este atardecer de junio, tan escaso de días y de billetaje.

2 respuestas a “John McAffee: El virus era el Estado

  1. Aguador

    A mí lo que me da la risa es que haya quien diga que «la prisión por deudas es inconstitucional» que «eso en España no existe». Ten deudas con el Estado, un verdadero termitero, y ya verás si vas a la cárcel por deudas, aunque lo disfracen de «delito fiscal». Desde los años de Borrell hay dos bandas terroristas dignas de mención: la ETA, que «está vencida»… y el Fisco, que sigue aterrorizando al respetable…
    Saludos,
    Aguador.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s